REFLEXIÓN DOMINICAL

Antonio Fernández

+1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Vivir en la fe y confianza de cristo

…”Y he aquí que una mujer que padecía un flujo de sangre hacía doce años, se aproximó a Él por detrás, y tocó la franja de su vestido“… (Mt 9, 20)
domingo, 17 de noviembre de 2019
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Nos preguntamos; ¿Puede haber una persona que reúna en sí misma toda está vileza y bajeza? Orgullo, soberbia, inmodestia, ostentación y arrogancia, vanidad, engreimiento, impertinencia y jactancia, endiosado, traidor, despreciativo e insolente, pedante, ególatra, egocéntrico, narcisista todo viene mucho más allá que el pensamiento se queda corto al expresarse sobre quien posee estas maldades considerar que es un monstruo, nos preguntamos sorprendidos; ¿Acaso un ser humano puede reunir en su persona tanta malignidad y perversidad? La realidad es que así es, esto y más es en un ser humano dominado por la soberbia maligna porque su vida está alejada de Dios y ha dejado de lado la práctica espiritual de las virtudes morales, cardinales y teologales, la oración, las prácticas piadosas, asistencia a la Santa Misa, la frecuencia de sacramentos dedicándose a cultivar lo que nace de la soberbia maligna, la veracidad de ello es que existen muchas personas así a nuestro lado por el mundo los vemos con personalidad, de trato, de relaciones, de buena o mala presencia, bondadosos y caritativos, de rostro iracundo o expresión que no manifiesta lo que guarda por dentro va aflorar en el momento que su vileza y bajeza le incite a la maldad, lo grave de todo ello es que entre más toleren esas personas sus vilezas y bajezas más se incrementan dentro de ellas en la proporción que su inteligencia busca el mal no solo en él cuya actitud agrava el estado de su alma sino el irse contra el prójimo que para su “yo” es enemigo común, habrá quien diga es una exageración ¿Cómo es posible que una persona reúna dentro de ella tanta maldad? No se trata de juzgar sino de analizar, por lo que si cada persona ahonda las cosas indebidas que realiza cada día no debiera sorprenderle su conducta, sino conmoverse en su interior reconociendo ¡Porque descubro en mi tanta maldad! La realidad lleva a la única respuesta: …Estoy alejado de Dios…De donde es ilustrativo el refrán popular; …Caras vemos, corazones no sabemos… No se puede juzgar a una persona por su apariencia, pues a su conveniencia deja ver al exterior de su persona lo que no existe en su interior, ello orienta a convencerse que solo Dios ve lo profundo de cada alma y tiene el perfeccionamiento de conocer el alcance de las virtudes y valores del alma, como sus vilezas y bajezas, de donde el Apóstol Santiago ilustra a la humanidad de todos los tiempos; …”Dios resiste a los soberbios, y da su gracia a los humildes“ …Comprendamos, el Espíritu de Dios siempre está en cada alma, porque cada una ha sido creada por Él, lo que es de nuestra parte es valorar el celo que tiene por su salvación, celo que él pecador no conoce cuando la duda le hace perder la confianza en Dios porque le es imposible creer en su promesa de salvación, por ello, los bienes que Dios acerca son para evitar que la persona se entregue a las cosas del mundo lo clarifica San Juan; …”Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia y la soberbia de la vida, no es del Padre sino del mundo” …Examinando, la concupiscencia de la carne es la de los sentidos, de los ojos el exceso de lujos sin freno y la lujuria, la avaricia es caer en la idolatría en persistir sobre la forma de obtener, cuidar y venerar las cosas materiales y carnales del mundo sea dinero, honores, poder, riqueza y más, lo lamentable es que todo esto se guarda en el corazón que es propiedad de Dios lo que hace encender la ira divina que como Dios más que castigo en vida se empeña en apacentar sus ovejas.


La soberbia maligna hace que la vida humana se aleje de todo bien, es la malignidad que encamina en muchos a exigir otros esperar el deseo de ser reconocido, estar en boca del mundo, ser punto de crítica o controversia, celoso pide ser enterado de cada dicho, acto o comentario en su favor y el aplauso que satisface su soberbia maligna, reza el Salmo; …”Alaben en nombre del Señor, porque sólo su nombre es digno de alabanza; su majestad domina la tierra y los cielos”… ¿Qué difícil es en estos tiempos hedonistas y materialistas comprender lo que la profecía nos ilustra? ¿Qué difícil al ser humano manipulado por su soberbia maligna comprenderlo? En ello el Espíritu Santo por labios del profeta David da a todo hijo de Dios ahonde profundamente en el nombre del Señor, manifiesta a los siglos que solo Él y para Él es todo honor y gloria, lo demás son cosas efímeras y pasajeras del mundo perdidas sin sentido no conducen a la salvación el Señor, pero su invitación que a diario extiende es para dejar de lado aquello que se cree es una falsa seducción en el paso por este mundo, siendo vital reflexionar que por la enseñanza en las Sagradas Escrituras se va obtener el saludable rechazo a recibir homenajes o reconocimientos, preferencias o halagos que se disipa entre las personas el halago que es una falsa adulación de dientes afuera para quedar bien, pasado el rato toda promesa se esfuma, se borra y olvida de la mente, porque ser una expresión pasajera que no nace de la verdad que viene del corazón, ¿Cuál es el camino propicio para obtener y conservar la salud del alma? Vivir en la fe y confianza en Cristo Nuestro Señor, este mundo incrédulo y pagano debiera convertir en regla y norma de su vida la promesa; …”Quien no toma su cruz y me sigue, no es digno de Mí” …
Cristo Nuestro Señor en su peregrinación por el mundo que vino a salvar del pecado obro tres prodigiosos milagros al resucitar tres almas en diferentes momentos y lugares, fueron tres almas a las que resucito, tres bienes espirituales que dio a los de su tiempo y a la posteridad de los siglos: devuelve la vida a la hija del magistrado de la sinagoga llamado Jairo, a la del joven que llevaban a ser sepultado, el hijo de la viuda de Naím y la de Lázaro hermano de Martha y María, …”Dijole Jesús, Tu hermano resucitará.

Martha repuso: Sé que resucitará en la resurrección en el último día. Replícole Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; quien cree en Mí, aunque muera, revivirá” …En efecto, Jesucristo Nuestro Señor es …”la resurrección y la vida”…Profundizando en cada milagro apreciamos que el punto importante fue la fe y confianza en Cristo Nuestro Señor de sus progenitores y familiares a los que motivo acrecentar su fe, esclarecer y abrir su corazón a creer en Él, su palabra amorosa y misericordiosa la descubre a Jairo, a la viuda y hermanas de Lázaro al fin que desea Cristo Nuestro Señor: fe y confianza en Él, fueron diferentes las formas que obro, ninguna fue igual, pero en ellos mostro su omnipotencia, lo que debe ser lección de vida espiritual, cuando por nuestros pecados caemos en la muerte espiritual, esto es el alejamiento de Dios en su alma provocada por el pecador a voluntad, hasta que por la confesión y la penitencia devuelva la vida espiritual a esa alma arrepentida, el Señor va obrar este milagro en cada pecador cuando el arrepentimiento es limpio, puro y sincero, de no ser así, no existirá en esa alma acto de fe hace carecer la confianza desaparece como humo que disipa el viento, por lo que se debe tener presente que el ser humano de momento imagina poder engañar a Dios, ¡grave error! la carencia de fe induce en vida a ese falso engaño, donde el engañado creyó engañar a semejanza de los enemigos del Señor que conspiraban contra Él pensando que no se enteraba de sus maquinaciones, pero llegara el instante de las cuentas de lo que en la existencia terrena se hizo o se dejó de hacer y será nuestra realidad objeto de ser juzgada para bien o para mal reconocer que el pecado es causa de la muerte espiritual que el pecador desafía.
La omnipotencia de Cristo Nuestro Señor ha preparado dos prodigiosos milagros que por la importancia de la credulidad enseña en su Cátedra a la que podemos llamar: vivir en la fe y confianza del Señor, así lo entendemos en ambas situaciones, no es su palabra directa que nos diga eso, es el hecho que dice eso y mucho más lo que se puede discernir para bien y confort del cristiano católico el pasaje donde el Señor sana a la mujer hemorroisa y resucita a la hija de Jairo.

El Señor ha vuelto a Cafarnaúm, una multitud dispersa al conocer que el Señor vuelve se agrupa en torno a Él, es posible se conoce el milagro de la tempestad que ha calmado y la liberación del poseso de Gerasa, su arribo es aviso que recorre la ciudad no solo entre la gente menuda sino de personajes relevantes, siendo en esta ocasión la de un príncipe de la sinagoga conocido del pueblo, reza el evangelio; …”Mientras les decía estas cosas, un magistrado se le acercó se prosternó y le dijo: Mí hija acaba de morir, pero ven a poner sobre ella tu mano y revivirá“…Este hombre conocido “príncipe” de la sinagoga se encuentra con el Señor y delante del pueblo se pone de rodillas ante su divinidad, lo que ha hecho es un acto de adoración, esto quiere decir que cree en Él.

La fe es el contacto familiar con Jesús que no habremos de temer pues es gozo en el cristiano católico su fe y confianza en el Señor reconocer como obra al interior del alma la enseñanza de su Cátedra.


Mas tarda en terminar el magistrado de expresar su dolor al Señor, reza el evangelio; …”Jesús se levantó y lo siguió; y también sus discípulos“…La gravedad de su hija iba en aumento.

Aquí hagamos una consideración, el Centurión romano cuando solicito al Señor curar su siervo, reconoce en Cristo Nuestro Señor ser Dios por eso le pide que no había necesidad de ir hasta su casa; sino que ahí donde se encuentra; …”Con tu sola palabra puedes sanarlo” …El Centurión sorprendió a Cristo Nuestro Señor por su fe; Jairo, príncipe de la sinagoga pide vaya a su casa; …”Poner su mano y revivirá” …Muestra el príncipe que su fe es muy baja, no tiene la suficiente para obrar el milagro que pide de su Señor, ¡pero cree! Jesucristo Nuestro Señor le manifestará su omnipotencia y proporciona los medios con el milagro que Jairo presenciará de la mujer hemorroisa; …”Y he aquí que una mujer que padecía un flujo de sangre hacia doce años, se aproximó a Él por detrás, y tocó la franja de su vestido“…La mujer podía haberse adelantado y postrarse a pedir el favor, como a propósito camina el Señor por calles estrechas que la gente apretada apenas puede avanzar, así quiere el Señor para mostrar su omnipotencia, la mujer ante esta situación muestra temor que vence su gran fe y confianza en su Señor que le lleva a decir interiormente su deseo, Jesucristo Nuestro Señor que todo ve, conoce y escucha debió apresurar el paso llevando a su lado a Jairo que apurado su corazón se dolía por su hija, quiso el Señor conociera de esta mujer el milagro que obraría en ella, y cuando logró tocar la franja de su vestido, quizá ligeramente no con presión de su mano expone el Evangelista;…”Ella se decía: con que toque solamente su vestido, quedaré sana“…Habiendo logrado su propósito al instante reza el evangelio; …”Mas Jesús volviéndose, la miró y dijo: Confianza, hija, tu fe te ha sanado.

Y quedó sana desde aquella hora“…Llama la atención a Jairo las palabras del Señor y la confesión de la mujer delante del pueblo sobre la enfermedad que tenía desde hace doce años, dijo la mujer la razón del porque había hecho eso, la palabra amorosa del Señor la conforta y anima porque su fe es grande de donde es el reconocimiento del Señor; …”Tu fe te ha sanado” …Quedó entendido en ella la palabra del Señor, has tenido fe y confianza en Mí ve en paz.

El Señor desea de Jairo al vivir este prodigio en la mujer hemorroisa acreciente su fe, el milagro presenciado es la causa apropiada para que al interior de él se avive mucho más su fe al nivel que el Señor obre la resurrección de su hija.


Cuando la fe es nula lo sobrenatural es un vacío en el alma y corazón, es incertidumbre, temor y duda, cuando la fe es incipiente, hay un ligero titubeo interior de “puede ser o no”, siendo la fe una luz interior aumenta su intensidad “él puede ser” según la convicción del pecador pasa a “poder ser”, en forma gradual la fe se acrecienta, porque en este caso para Jairo y los suyos su hija está muerta, pero la falta de confianza puso en duda la palabra del Señor, por eso; …”Cuando Jesús llegó a la casa del magistrado, vio a los flautistas; y el gentío que hacía alboroto“…Todo lo que se realizaba en un funeral estaba en ejecución al arribar el Señor y sus discípulos a la casa de Jairo, su voz tuvo tal resonancia que sobrepaso los gritos de las plañideras y los tañedores de flauta tocando música triste y el murmullo de la multitud que en el acto callaron; …”Y dijo: ¡Retiraos! La niña no ha muerto, sino que duerme.

Y se reían de Él“…¡La niña ha muerto! Cierto no hay duda en ello, para tener una apreciación del momento, el magistrado era persona de importante reconocimiento en la ciudad lo que atrajo una multitud a su casa, la tristeza y la pena de la muerte por la niña envuelve a Jairo y su familia, el Señor conmovido de la muerte de la niña busca consolar a todos; …”La niña no ha muerto” …A su palabra la gente en vez de poner atención a lo que el Maestro ha expresado se ríe burlona del Hijo de Dios, sus comentarios serian; ¡desvaría! ¡la niña está muerta! ¿Cómo dormida? No reconocen ni viene a su mente los milagros que Jesucristo Nuestro Señor ha obrado o si vino algo de ello a su mente dirían, sí ha curado, sanado ¿Pero que haga a un muerto vuelva a la vida? ¡Imposible! Los comentarios tendían a desprestigiar al Señor en la muchedumbre- para recordar- mucha gente que viene con Él desde su llegada a la ciudad y las que por el funeral están en la casa de Jairo era buen momento para poner en evidencia la palabra de Jesucristo Nuestro Señor.
La nula fe y confianza en el Señor de esa muchedumbre incrédula no tiene los merecimientos mínimos para ser testigos del prodigio menos presenciarlo, la voz de Cristo Nuestro Señor se impuso y escuchado con autoridad su señorío se impone en esos incrédulos temor y sumisión; …”Después, echada fuera la turba, entró Él, tomó la mano de la niña, y está se levantó“…El Señor, Jairo el padre y la madre de la niña como los que con Él estaban: Pedro, Santiago y Juan ingresan al lugar donde la niña reposa, y dijo el Señor con voz de imperio; …”Talitha Cumi, que quiere decir; Niña a ti te digo: Levántate, dijo, y fue hecho, la niña obedeció y fue vista caminar por la muchedumbre la que antes era fallecida;…”Y la noticia del hecho se difundió por toda aquella región“… La noticia como una espectáculo sin vivir en la fe y confianza en Cristo.
hefelira@yahhoo.com

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores