REFLEXIÓN DOMINICAL

Antonio Fernández

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Jesús, escrutador de corazones

…"Levántate y camina"… (Mt 9, 5)
domingo, 13 de octubre de 2019
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Reza la profesión de fe: …"Creo en Dios Padre todopoderoso creador del cielo y de la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles"…Entonces ¿Quién puede ver al interior de su alma? Nadie, sólo Dios.

¿Quién puede ver el interior del alma del prójimo? Sólo Dios. La respuesta del cristiano católico nace en su corazón avivado por la fe y confianza en Cristo Nuestro Señor afirmando: Creo en Jesús Hijo de Dios, creo en el sacramento del perdón que impulsa el alma a recuperar la gracia perdida por el pecado... Esta realidad es sólo para Dios por ella será el obrar diario, pero la mayoría de personas no valoran de esta realidad la obra misericordiosa del amor de Dios al no distinguir en su interior la voz del Señor, no la reconocen ni lo aprecia su corazón por esa frialdad no lo desanima, siempre está al lado del pecador, lo que a este favorecería recapacitar frenando sus malas obras y desecharlas, lo que requiere una acción inmediata, siendo primordial disponerse con empeño conquistar las obras que enaltecerán su alma a la vista de Dios su Padre, porque toda persona es consciente de esta realidad.
Dios continuamente examina y profundiza en cada alma, ¿quién se lo va impedir? ¡Nadie!, porque son suyas, son obra de su creación por ellas derramó en la Cruz su preciosísima sangre, como Buen Pastor cuida y protege la oveja descarriada como preserva la que está en su redil, pero cuando la oveja obsesionada de su libertad no entiende la virtud que sólo Dios posee y solo Él la concede, no advierte su llamado porque la ceguera y sordera a la voz de su Pastor lo hace ser presa del lobo rapaz que se acerca la rodea hasta posesionarse de ella, así lo hace el demonio con cada alma.

Al entendimiento humano es imposible creer y aceptar que Dios ahonda el interior de los millones y millones de personas que existen en el mundo y los que al paso de los tiempos han existido arrinconados en las cosas materiales del mundo, los de ayer y los de hoy no vieron o no quisieron ver que vivieron la triste realidad que da no tener fe en Dios, no creer en Cristo Nuestro Señor, no creer en su divinidad de Hijo de Dios, fueron como aquel incrédulo irónico que afirmaba ante los medios de comunicación… De ser cierto que Dios sabe lo que yo pienso siendo lo mismo con cada persona ya hubiera enviado el castigo como dicen que es justo, pero no sucede nada por eso para mí no es cierto, ¿cómo puede ver y castigar a tantos que somos?, demasiada fantasía y absurdo el demasiado poder de control que se le da…Lo valioso para creer es la fe en Cristo Nuestro Señor, creer de corazón que Dios es omnipotente, aceptar que todo lo puede, y lo puede porque es soberano, todopoderoso Padre, Creador, Salvador y Redentor de las almas, basta y sobra llevar la vista a ver el mundo y el universo y preguntarse: ¿Quién ha creado el mundo en que vivimos? Dios lo ha hecho, de Él es todo lo que existe, sus virtudes son ilimitadas e inconocibles a la inteligencia y sabiduría creada en cada ser humano, sólo la fe en Cristo Nuestro Señor muestra al pecador el poder infinito de Dios que sobre las almas tiene en su corazón, porque ahonda en cada persona conoce lo que hace en todo instante, ve todo hasta mejor de lo que decimos conocer de nosotros mismos, nada queda y nada está escondido u oculto a su vista, comprendamos su omnipotencia y la falsedad de nuestra parte al creer que no ve lo que hacemos y escondiéndonos creemos que no nos ve, pero Él ve, por eso en muchos cuando las borrascas de la vida los tiene en punto de romper el hilo de su vida por enfermedad, deudas, etc. Vive en una lógica angustiante es cuando viene el recuerdo de que Dios existe hace recapacitar en los males padecidos viene el convencimiento del origen de sus males está en el pecado grave de tiempo, no duda que es la razón de sus problemas vive sacudido por ello sabe que la en ayuda está en manos de Dios y haciendo lo necesario para recomponer su situación, su ser y obrar va en busca del consuelo en la palabra de Cristo Nuestro Señor cuando dijo a sus discípulos; …"Ello es para que las obras de Dios sean manifestadas en él"…Cuando la oración es sin fe y sin amor a Dios, las cosas siguen igual en la persona, nada recibe de lo que ha pedido, no razonando si en verdad está o no arrepentido no puede hablar su corazón al del Señor y en su mente se dirá: …Señor no tengo respuesta, y si no la tengo es porque no me escuchas sólo porque no estoy en condiciones espirituales para escucharme…Triste error pensar que Dios no escucha, ¡Él escucha y quiere escuchar cómo quiere obrar! El pecador debe suplicar para recibir, nada recibirá mientras permanezca en esa obsesión, quien así crea vive en grave tentación que impide encauzarse o enmendarse cuando el "Yo" corrige a Dios sus obras y reclama que sus cosas se agravan a cada momento porque no le quiere ayudar, la respuesta tiene que buscarse en su interior, profundizar en ello hasta encontrar la causa y razón del error siendo preferible buscar el Sacerdote a cumplir con el sacramento de la confesión porque el convencido entiende que las cosas de su alma están sin valor espiritual, solo retornando a Dios con sincero y limpio arrepentimiento de sus pecados tendrá el convencimiento de valorarlo y Dios verá en su alma sus necesidades espirituales y temporales convertidas en primordiales, eso de creer que no me ve es una vana ilusión lo que si debe quedar entendido: …No se puede engañar a Jesús Hijo de Dios escrutador de corazones… siempre conocerá la intención del pensamiento, las ideas y rencores como engaños que se guardan, pretensiones, aspiraciones e inclinaciones al bien o el mal, ambiciones, odios, desprecios todo lo encerrado al interior del ser humano, Dios conoce lo que se guarda hasta el último rincón del corazón y da oportunidad al pecador a ganar la gracia y el agrado de recibir los bienes con los que se va a glorificar.


El ser humano a través de su paso por el mundo requiere recibir por sus continuas caídas el perdón de sus pecados siendo las virtudes de fe, esperanza y caridad las que comunicadas por Cristo Nuestro Señor en el Sacramento del Bautismo se asemejan a un hábito que se porta toda la vida cumpliendo deberes y obligaciones para con Dios se ganarán por la vida espiritual, piedad, servicio a Dios, oración y todo medio que Dios entrega, siendo muy importante que estos no son para siempre, pueden en un instante perderse por el pecado cuando la flaqueza humana atraída por la tentación tolerada se opone a conservar el alma en la gracia que da la práctica de las virtudes teologales.

Ahora bien, es de asimilar que una virtud es la disposición habitual que por su práctica el cristiano católico la convierte en uso y costumbre, ya que así mismo se induce por amor a Dios hacer el bien y evitar el mal en palabra, obra y pensamiento.

Es importante y necesario, esencial y decisivo arraigar en el alma y corazón el convencimiento por la fe y confianza en Dios las revelaciones que Cristo Nuestro Señor impartió en su peregrinación por el mundo al manifestar que Dios es omnipotente, escrutador de corazones, dueño de la vida y de sus fuerzas, perdonador de pecados, todo esto y mas se puede entender de ellas es su amor por las almas para ablandar la cerrazón de tantos incrédulos que pululan por el mundo, que a pesar de su obcecación es más en ellos no el desarraigo sino el arraigo de la palabra de Dios, de sus obras y de su amor, pero la dureza de corazón cierra y no hay convencimiento de su doctrina y mandamientos menos de sus prodigiosos milagros se critican con ironía, pero el mundo es camino de prueba y la prueba no es eterna, tiene un término y en este término sólo Dios y el pecador recalcitrante.

La fe es un regalo de la gracia y está totalmente de acuerdo con la voluntad de Dios.
El Evangelista habla del milagro conocido en los Santos Evangelios como la curación del paralítico, es posible sucedió en la ciudad del Señor para ello es de tener presente que viene de haber caminado por tierras de Galilea predicando su doctrina, mandamiento y bienaventuranzas con todo lo que de ello se desglosa y tenemos conocimiento.

Ingresa a la ciudad de Cafarnaúm el punto de difusión y expansión apostólica de Jesús por lo que el Evangelista narra; …"Subiendo a la barca, pasó al otro lado y vino a su ciudad"…El pueblo de Cafarnaúm acude a escuchar a su Maestro y deleitar sus ojos con la presencia de Jesucristo Nuestro Señor Hijo de Dios hecho hombre conocido por sus prodigios los dispone ser testigos del milagro esplendoroso de su Maestro.

Ilustra San Beda Doctor de la Iglesia sobre este pasaje; …"Porque la misericordia divina no abandona aún a los hombres carnales, antes bien les concede la gracia de visitarlos para que por ella se puedan hacer espirituales"…
Reza el Evangelio; …"Y he aquí que le presentaron un paralítico, postrado en una camilla"... Es de considerar en este milagro del Señor por los Evangelistas Mateo y Lucas deducir se reunió el Señor en una casa como eran en aquellos tiempos muy amplia una inmensa cantidad de personas, da la impresión que los escribas, fariseos y sacerdotes acuden de diferentes lugares a estar con el Señor, no es de dudar habían preparado una de sus tantas conspiraciones, además están los discípulos y la gente apretujada en la casa que no se podía pasar, el Señor predica, su voz fuerte, elocuente y vibrante atrae la atención de todos y todos escuchan aunque retirados como si lo tuvieran frente a Él, quiso el Señor preparar por su omnipotencia este escenario para el prodigio a realizar y dejar absolutamente demostrada su divinidad y ser momento propicio para que todos reconocieran en Jesucristo a Dios mismo, es de aceptar que ni sus discípulos, ni sus enemigos, menos el pueblo tenía una idea de lo que obraría, continúa el Evangelista; …"Al ver la fe de ellos, dijo Jesús al paralítico: Confía, hijo, te son perdonados tus pecados"…Conoce Jesucristo Nuestro Señor conoce la fe del paralítico y sus acompañantes.

No parece sea una cosa en la que intervino el sanedrín, fue el Señor quien conociendo el origen de la enfermedad de este paralítico y el arrepentimiento profundo de sus pecados lo atrajo a esta casa a darle con sus palabras la absolución de ellos, aliviando de este paralítico los males del alma dio paso su prodigio a los males del cuerpo.

San Beda El Venerable, instruye a los siglos sobre enseñanza esencial de Cristo Nuestro Señor; …"Desean, pues, presentar al paralítico a Cristo, pero la turba que se interpone les cierra por todas partes el paso, porque muchas veces el hombre, deseando renovarse por medio de la gracia divina después de luchar con la enfermedad del cuerpo, se ve detenido por el obstáculo que le oponen antiguas costumbres.

Muchas veces también, en medio de las dulzuras de la oración mental y de un tierno coloquio con el Señor, interviniendo una multitud de pensamientos, embotan el entendimiento para que no pueda ver a Cristo.

Por tanto, no debemos detenernos en los lugares bajos, en que se agitan las turbas, sino subir al techo de la casa, esto es, desear elevarnos a la sublimidad de la Sagrada Escritura y meditar la ley del Señor"...
Al escuchar a Jesucristo Nuestro Señor decir al paralítico; …"Te son perdonados tus pecados"…Su soberbia maligna enciende la pasión del odio y el rencor en cada gente del sanedrín que empieza a reaccionar en su mente reclamos; …"Entonces algunos escribas comenzaron a decir interiormente; Este blasfema.

Mas Jesús viendo sus pensamientos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? Qué es más fácil, decir: Te son perdonados los pecados o decir: ¡Levántate y camina!"… Estamos en el momento que el Señor manifiesta con firmeza su divinidad, en efecto sólo Dios puede perdonar los pecados y así fue, perdonó al paralítico siendo en ello específico el Señor, la reacción de la soberbia maligna en esos hombres no dio oportunidad a vislumbrar lo que sus pensamientos les han puesto en su mente, Cristo Nuestro Señor no blasfema, es su derecho conceder el perdón y de su naturaleza divina perdonar, entonces ¿por qué el sanedrín como todos los incrédulos.

Y como los de todos los siglos van contra Dios en lo que es de Dios? Nada justifica que los Señores del sanedrín y sucesores digan que no sabían, ¡Mienten! ¡Claro! Estaban enterados de quien era Jesucristo Nuestro Señor, cegados por el odio y la ira tampoco recapacitaron que las palabras con que Jesús reclama es lo que están pensando y únicamente Dios puede hacerlo, Dios ve lo que piensan, conspiran, e intrigan por eso al instante del reclamo fue una prueba que dio de su divinidad y bueno hubiera sido se hubieran volteado a ver y reconocer que están en error reaccionar con sinceridad aceptar que sólo Dios puede hacer lo que están viendo y viviendo, terrible es la ceguera que no permite ver y menos escuchar, así sucede en el mundo, ¿cuántos adoptan esta posición en sus actos incrédulos y en todos los órdenes de su vida? Acostumbrados lo hacen con esa misma facilidad desconociendo los bienes espirituales que pueden recibir si de voluntad lo desean, por ello el cristiano católico en su mente y corazón debe dar paso al lugar que corresponde en su vida la enseñanza del divino Maestro.
La misericordia de Cristo Nuestro Señor por las almas es bellamente impredecible en proporcionar y acercar los medios a que el Yo interior reaccione de sus errores, pero la soberbia maligna no deja tener esa reacción, bien que el Señor como remate a su obra prodigiosa en palabras deja sentir el deseo de despertar a su palabra dijo; …"¡Y bien! Para que sepáis que tiene poder el Hijo del hombre, sobre la tierra de perdonar los pecados -dijo, entonces -Levántate, carga la camilla y vete a tu casa"…No entendemos si ellos siendo expertos de la Ley no asimilaron estas palabras a las que damos reconocimiento de prodigiosas, el paralítico cuando escuchó decir: …"Levántate, carga tu camilla y vete a tu casa"…Obedeció porque entendió que Dios lo ha perdonado y concedido una nueva oportunidad de vida a sus enemigos su palabra, pero más se acrecentó el rencor contra el Hijo de Dios, el Señor mostró a la multitud de esa casa donde estaban reunidos vieran de cerca al paralítico pasar entre la apreturas ocasionadas por tanta gente, lo vieron levantarse, tomar la camilla y pasar frente a ellos, bien, recapacitando nuestra vida en el mundo, ¿Cuántas veces malamente nos apasionamos con cosas indebidas, cuántas cegados por la pasión, cuántas por el rencor? Esto es poco comparado con la realidad que de ti mismo conoces viendo que está mal, viendo que la presencia del Jesús está en el Cristo de casa, de María su Madre, en la Santa Misa al momento incruento de tener a la vista cuerpo y sangre del redentor y tantos bienes, no vemos, no escuchamos que el Señor exclama como reza el Evangelio: …"Levántate!”…No se hace porque se prefiere seguir tendido en la camilla de la maldad que todos nos conocemos.; …"Y se levantó y se volvió a su casa.

Al ver esto, quedaron las muchedumbres poseídas de temor y glorificaron a Dios que tal potestad había dado en favor de los hombres"…Debieron reconocer en Jesús escrutador de corazones.
hefelira@yahoo.com

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores