0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Rezagado, pero sonriente

El mexicano Hubertus von Hohenloe, de 52 años, fue el deportista más veterano que participaría en los Juegos Olímpicos de Vancouver
miércoles, 24 de febrero de 2010
Por: El Universal .-
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
WHISTLER, Canadá.— Una participación digna de ocultar, de acallar, de mejorar, guardar debajo de la alfombra para la única representación mexicana en Vancouver 2010.

Aunque, ya se sabía que no sería diferente. El mexicano Hubertus von Hohenloe, de 52 años, fue el deportista más veterano que participaría en los Juegos Olímpicos de Vancouver y finalizó la competencia del Slalom Gigante en el puesto 86, de 103 esquiadores, con una demora de 17.23 segundos detrás del ganador de la medalla de oro, el suizo Carlo Janka.

Trajes coloridos, exotismo sobre la nieve, frases divertidas y puro disfrute de su momento de gloria: mientras los favoritos se concentran en la lucha por las medallas en unas pocas décimas de segundo, hay otro tipo de esquiadores que llegan a la meta casi medio minuto tarde, pero con una sonrisa.

Así es el slalom gigante, la disciplina alpina que hace “real” los Juegos Olímpicos para todos. Más de 100 competidores de países como Islas Caimán, San Marino, México, Perú, Senegal, Paquistán... “Cuando ves los aros olímpicos, ves a todo el mundo, piensas: ‘Mierda, ¿qué estoy haciendo aquí?’”, asegura riendo el mexicano von Hohenloe.

Lleva dibujadas en su traje ceñido de esquí una cartuchera con sus pistolas y unas botas de vaquero que asoman por las reales de esquí.

Von Hohenlohe acabó la primera manga a más de 17 segundos del primero, pero puede estar contento. En el ránking de la Federación Internacional de Esquí (FIS) ocupa el puesto 5,172 en slalom gigante.

Es el peor de los presentes, pero superó a tres esquiadores. Su tiempo es lo de menos. “Todo el mundo mira esto. Ni miran mi tiempo, sino mi estilo y mi traje” , comentó.

Von Hohenlohe se saluda con Manfred Öttl Reyes, peruano-alemán que apenas habla español y que cuenta con 16 años, 36 menos que su intelocutor.

“Es un tipo divertido, me ha dado la enhorabuena”, dice Öttl. Mantienen una buena relación pese a su feroz contienda en lo que a vestimenta se refiere: Öttl lleva un traje ajustado con llamas y alpacas por todas partes.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion