0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La esperanza del acuerdo con la Unión Europea se desvanece

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. EFE
- En vísperas de la cumbre del Mercosur
lunes, 4 de diciembre de 2023
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Brasilia/Bruselas

AGENCIA / EFE

Las esperanzas de firmar el acuerdo negociado durante más de veinte años entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) en la Cumbre que el bloque suramericano celebra esta semana en Brasil se desvanecen tras pesimistas declaraciones de autoridades a ambos lados del Atlántico.

Ambos bloques se habían trazado el ambicioso objetivo de firmar o al menos anunciar un consenso político en torno al acuerdo en el marco de la cumbre que el próximo jueves reunirá en Río de Janeiro a los líderes de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

La posible conclusión de la compleja negociación que se arrastra desde 1999, que llegó a un principio de acuerdo en 2019 pero volvió a trabarse este mismo año, se adelantó por una coincidencia que en ambas partes llegó a calificarse de “auspiciosa”.

Era la presidencia semestral del Mercosur en manos del brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y lo mismo en la UE, por parte del español Pedro Sánchez, dos de los líderes más convencidos de los beneficios de un posible acuerdo para ambos bloques.

Sin embargo, pese al esfuerzo diplomático de España y Brasil, el anuncio esperado para el próximo jueves parece aplazado por enésima vez.

Primero lo hizo el presidente francés, Emmanuel Macron, quien este fin de semana declaró en la COP28 que el acuerdo es “anticuado”, que “no le sirve a nadie” y que su Gobierno es francamente contrario.

Luego, desde Argentina, hubo señales de que el mandatario Alberto Fernández no firmaría un acuerdo de esa dimensión tres días antes de entregarle el poder, el próximo domingo, al presidente electo, Javier Milei.

Lula juega sus últimas cartas y asegura que “no desiste nunca”

El presidente brasileño hizo el que puede haber sido su último intento ante la UE durante una visita oficial a Berlín este lunes.

Junto al canciller alemán, Olaf Scholz, comentó la declaración de Macron que pareció sepultar el acuerdo y aclaró que no se trata solo del actual presidente francés.

“También fueron (Nicolas) Sarkozy, (Jacques) Chirac, el compañero socialista (François) Hollande”, dijo en alusión a otros gobernantes franceses que se opusieron al acuerdo con el Mercosur, según Lula, por “problemas políticos y financieros” con los productores galos.

Aunque dio a entender que el plazo del 7 de diciembre no se cumplirá, aclaró que “un brasileño no desiste nunca” y que insistirá en “convencer” a todos los Gobiernos implicados sobre el acuerdo la importancia del acuerdo, subrayada también por el canciller alemán.

“Estoy plenamente convencido de que el comercio global y las relaciones en materia de inversiones que propiciaría ese acuerdo aumentan el bienestar de todos”, dijo Scholz.

Paraguay mira a otro lado y Argentina admite que el tiempo no da

El presidente paraguayo, Santiago Peña, quien el jueves recibirá de Lula presidencia semestral del Mercosur, fue mucho más directo y este lunes aseguró que el bloque suramericano mira “para otro lado”, pues, en su opinión, en la UE “no hay interés” en cerrar el acuerdo.

Peña aseguró que Lula “ha hecho un esfuerzo sobrehumano”, pero consideró que a partir de ahora el Mercosur se debe concentrar en negociar con otros países y bloques.

Sugirió además que la gran traba está en las nuevas exigencias medioambientales presentadas este mismo año por la UE, que hasta pudieran representar “una pérdida de soberanía”.

En Buenos Aires, este lunes el canciller Santiago Cafiero admitió que “los tiempos ya no dan” para firmar el próximo jueves y afirmó que Argentina planteó “con claridad” la semana pasada que los negociadores europeos no tenían “la flexibilidad necesaria”.

Sin tapujos, Cafiero sostuvo que, como está planteado, “es un acuerdo malo, que tiene un impacto negativo en la industria y en las exportaciones agropecuarias”.

De confirmarse el nuevo compás de espera, la tarea de proseguir las negociaciones recaerá en el Gobierno de Milei, quien ha dado declaraciones contradictorias sobre el asunto, aunque su futura canciller, Diana Mondino, se ha mostrado favorable.

La relativa confianza de Bruselas

Al otro lado del Atlántico, el portavoz comunitario Balasz Ujvari dijo este lunes que la Comisión Europea mantiene su voluntad de concluir “cuanto antes” la negociación, pero evitó ponerle fecha.

“Puedo confirmar que la Unión Europea y el Mercosur están manteniendo conversaciones intensas y constructivas con vistas a ultimar un acuerdo político de cooperación y comercio” y que ese esfuerzo “continuará con un espíritu constructivo y la ambición de concluirlas lo antes posible”, declaró.

Frente a preguntas de periodistas sobre plazos, Ujvari se esquivó.

“No puedo comprometerme a un calendario en este momento”, explicó el funcionario europeo, aunque insistió que ambos bloques trabajan para cerrar el acuerdo “lo antes posible”.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias