0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Sepulta Tears for Fears la nostalgia y enaltece la música

Curt Smith (izq.), integrante de Tears for Fears, rechaza que la música de ayer haya sido mejor que la actual; alista su disco 'The Tipping Point'. Foto: Universal Music
En su momento fue una banda que llenaba recintos y cosechaba éxitos y popularidad.
lunes, 17 de enero de 2022
Por: Juan Carlos García
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

Cd. de México (17 enero 2022).- En su momento fue una banda que llenaba recintos y cosechaba éxitos y popularidad. Hoy, con otra visión del panorama, Tears for Fears rechaza refugiarse en la nostalgia para enorgullecerse del presente y el porvenir.

Roland Orzabal y Curt Smith, los integrantes de la dupla forjada en el new wave y synth pop, que conquistó al público en los años 80 gracias a clásicos como "Shout", "Head Over Heels" y "Sowing the Seeds of Love", reconocen todos aquellos logros, pero no viven a expensas de ellos.

"No soy de esas personas que viven con nostalgia, y tiendo a discutir con muchas de ellas cuando dicen que lo de hoy no es tan bueno como en los 80, en los 90 o en cualquier década que me quieras proponer.

"Cuando hablas de lo bueno es porque eres nostálgico de esa era, pero en realidad sientes nostalgia por lo bueno. Hoy en día es igual, pero el tiempo te dirá lo que es bueno.

La gente se acordará de eso, no necesariamente de lo popular", aseveró Curt, cantante y bajista, en videoconferencia exclusiva desde California.

Ambos se sentaron a conversar, a distancia, sobre lo que ha significado su grupo para distintas generaciones y las andanzas que tuvieron desde que se conocieron, hace casi 50 años.

También, porque están conmemorando cuatro décadas de trayectoria, cuando publicaron los sencillos "Pale Shelter" y "Mad World".

Y aunque desde el 2004, con Everybody Loves a Happy Ending, no habían producido un álbum nuevo, ya están más que listos para retomar actividades con The Tipping Point, su séptimo disco, el cual saldrá a la venta el 25 de febrero.

"Empezamos juntos por una coincidencia feliz, y nos enamoramos de lo que la banda era. Queríamos vivir con la música, expresarnos, ser un dúo de pop que aportara.

Nos gustaban los sintetizadores. Cuando llegamos a los 80 e hicimos The Seeds of Love (1989), intentamos ser una influencia.

"Llegamos a este punto de entender muchísimo cómo era hacer música y la hicimos a nuestro gusto. Un día vi en la BBC que el disco Songs from the Big Chair (1985) era un clásico, y estábamos en la lista con Fleetwood Mac ¡guau! Fue significativo y dijimos 'lo hicimos'.

Eso y lo que hacemos ahora es la esencia", platicó Orzabal, también vocalista y, además, guitarrista.

Ya dejaron atrás las riñas por su discrepancia de conceptos musicales y los pleitos legales por retener el nombre artístico, que detonaron la ausencia de Smith en dos materiales.

Lo que no olvidarán será su capacidad de adaptación, porque con The Tipping Point honran el aprendizaje adquirido años atrás, pero actualizado.

"(Nuestro concepto) Sigue siendo electrónico, muy maduro, pero creo que la temática que siempre nos caracterizó, está ahí.

Llegamos cuando el mundo necesitaba muchos mensajes, y aunque todo se ha vuelto un poco raro, pienso que nuestra misión ha consistido en ser muy puntuales con mensajes de lo que pasa con nuestra cultura, nuestra evolución, nuestra sociedad.

Será muy sencillo de escuchar, pero, sin duda, con una esencia muy comprensible", dijo Orzabal.

Tears for Fears es una de las agrupaciones más recordadas de los 80, con más de 30 millones de discos vendidos. "Everybody Wants to Rule the World" se volvió un himno generacional y tiene más de 50 versiones registradas.

Sólo con fechas confirmadas para Estados Unidos y Reino Unido en 2022, Orzabal y Smith esperan la invitación para regresar a tocar a México.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion