Nacional  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Más de 100 días con pulmón extra

Alexander Bazán permanece en el Hospital Christus Muguerza, donde es uno de los pacientes que recibe oxigenación por membrana extracorpórea debido a graves secuelas por Covid. Foto: Claudia Susana Flores
En el cumpleaños 30 de Alexander Bazán hubo globos, felicitaciones e incluso mariachi, algo que él pidió especialmente para la ocasión. Rodeado de sus papás
jueves, 29 de julio de 2021
Por: Daniel Santiago
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia / Reforma

Monterrey, México (29 julio 2021).- En el cumpleaños 30 de Alexander Bazán hubo globos, felicitaciones e incluso mariachi, algo que él pidió especialmente para la ocasión.

Rodeado de sus papás y algunos amigos que viajaron de Tijuana fue un cumpleaños diferente en el hospital. Un aniversario al que casi no llega luego del grave daño que Covid-19 dejó en sus pulmones.

Hoy son 107 días que este joven entusiasta y emprendedor está conectado a un pulmón extracorporal, tal vez la mejor manera de entender la terapia ECMO, un sistema tecnológico y humano que puede ser una alternativa cuando otras terapias de soporte de oxigenación, como la ventilación mecánica, ya no son suficientes.

En los primeros días de abril, Alexander fue conectado en Tijuana a un ECMO (por sus siglas en inglés, significa Oxigenación con Membrana Extracorpórea), sin embargo, ante la gravedad y posibilidad de requerir un trasplante, los médicos recomendaron trasladarlo al Christus Muguerza, en Monterrey, lo que sucedió un mes después.

"Cuando llegué al hospital en Tijuana empiezo a respirar como cuando un pescado quiere agarrar aire", recuerda Alexander en entrevista.

En su habitación está conectado a diferentes aparatos, uno de ellos es una manguera que permite llevar la sangre a un proceso de oxigenación, para después regresarla al cuerpo.

"Allá me anestesian y ya no supe de mí hasta 45 días después, que es cuando me despiertan aquí en Monterrey.

"No ha sido un camino fácil. Ha sido de mucha ansiedad, de angustia, de frustración".

Pero también ha habido mucho optimismo. El Facebook de sus padres "Paco y Geovana Bazan" ha servido como un diario en el que se ven sus avances y que gana miles de "likes".

"Mucha gente nos escribe a mis papás o a mí. Me dicen que soy un guerrero, que soy esperanza, que soy un ejemplo a seguir para otras personas que se encuentran en una situación similar o diferente, que les da ánimo para no quejarse de las pequeñas cosas de la vida.

Eso es algo gratificante: el impactar a otras personas con esta enfermedad post Covid".

'LLÉVENME AL HOSPITAL'

En marzo, Alexander, un abogado egresado del Campus Monterrey del Tec y fundador de su propio despacho, viajó a Los Cabos. Al regresar a Tijuana, comenzó con síntomas.

"Fui a una despedida de soltero. Al estar de vacaciones pues me expuse en algunos lugares donde había mucha afluencia de gente que no usaba cubrebocas, y regreso a Tijuana, y al primer día de regresar empiezo con calentura".

En un principio, sus padres esperaban que la enfermedad durara un par de semanas, pero los días de angustia se extendieron.

Alexander no quiso ir al hospital. Había escuchado que quien era internado ya no salía vivo. Aprovechando que vivía solo prefirió encerrarse y no ir con sus padres para evitar contagios.

Contrató a un médico a domicilio, pero la saturación comenzó a bajar y bajar. Llegó a tener en su casa más de 25 tanques de oxígeno del tamaño de una persona, recuerda.

"Dos semanas después, cansado, les dije a mis papás 'llévenme al hospital a que me intuben, porque ya no aguanto'".

Fueron difíciles días para esta familia que atiende un hotel en el Valle de Guadalupe, la zona vinícola de Baja California, y a la red de mercadeo de Amway,

"Alexander y yo luchamos contra la muerte por lo menos dos noches completas", cuenta Geovana, su madre.

"Y fue a punta de fuerza espiritual, él me decía 'ya no puedo más' y yo le decía 'se te puede cansar el cuerpo, la mente se debilita, pero nunca se te va a cansar el espíritu'.

Y le gritaba a los ojos que tuviera fuerza espiritual, '¡agárrate al espíritu!'".

Para su padre, Francisco Bazán, han sido varias lecciones las que han ganado en estos meses, entre ellas, la utilidad de pagar un seguro de gastos médicos, lo que les ha permitido tener acceso a una atención que es cara y con alta demanda en estos días.

La capacidad del área ECMO en el Christus Muguerza es de siete pacientes, y en este momento está llena y hay lista de espera, todos con daños post Covid.

Un paciente puede estar conectado a esta terapia días, semanas o meses, como en el caso de Alexander.

La tecnología ayuda a salvar vidas, pero hay también quienes no lo logran, señala el neumólogo Uriel Chavarría, quien junto con el doctor René Gómez está a cargo de la atención a Alexander.

"Él ha mostrado datos de que posiblemente se va a recuperar", comenta el neumólogo, "lo que queremos es no tener que llegar al trasplante".

SIN PERDER LA ESPERANZA

De carácter alegre, para celebrar su cumpleaños el 20 de julio, Alexander pidió autorización para que los mariachis tocaran en el hospital.

Desde dentro, con las puertas abiertas, pudo escucharlos en la planta baja en compañía de su familia, amigos y personal del hospital.

La música lo ha ayudado a mantener el ánimo. Ha comenzado a cantar, una actividad que disfruta y que ahora le sirve como parte de la terapia.

Alexander atribuye a su fe y a la educación emocional que le dieron sus padres el que no pierda la esperanza de que puede salir adelante.

"Para los que creemos en Dios, nos ayuda a sobrellevar esta enfermedad", dice.

Cuando se recupere, comenta, regresará a Tijuana, donde quiere compartir su testimonio para crear conciencia sobre la enfermedad.

"Quiero contar mi historia, exponer esta lucha y, sobre todo, valorar los pequeños detalles del día".

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias