Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Cuidados paliativos en el 2020

Esta nueva definición busca unificar los criterios sobre el qué, para quién, dónde y cómo de los cuidados paliativos.
lunes, 12 de octubre de 2020
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

Este año se presentó ante la OMS la nueva definición para cuidados paliativos, consensada a través del proyecto coordinado por la International Association for Hospice and Palliative Care y que responde al trabajo realizado por la comisión Lancet, que señala la necesidad de revisar y proponer una definición acorde a los nuevos conocimientos y que sea exhaustiva; así que, "Los cuidados paliativos son la asistencia activa, holística, de personas de todas las edades con sufrimiento grave relacionado con la salud debido a una enfermedad severa, y especialmente de quienes están cerca del final de la vida.

Su objetivo es mejorar la calidad de vida de los pacientes, sus familias y sus cuidadores".

Esta nueva definición busca unificar los criterios sobre el qué, para quién, dónde y cómo de los cuidados paliativos y que esto facilite su desarrollo, implementación y cobertura alrededor del mundo hasta hoy insuficientes, condenando anualmente a alrededor del 80% de quienes los requieren a un sufrimiento innecesario.

Sin embargo, hago hincapié en la necesidad de difundirlos entre la sociedad porque, aun cuando tenemos una población que envejece y una pandemia que ha desvelado los grandes pendientes que tenemos en el área de la salud y que nos colocan en una situación aún más precaria para enfrentarla, seguimos evitando debatir sobre todo aquello que se relacione con enfermedad y muerte; tal vez, por superstición, miedo o apatía.

Los gobiernos están en perenne deuda, aunque sobren las excusas y tanto la Academia como las organizaciones civiles hemos fallado, al parecer, en desarrollar estrategias eficaces para su divulgación, ya que continúan siendo prácticamente desconocidos para la mayoría de las personas.

Mi apuesta hoy, como ayer, está en empujar esta agenda desde la sociedad. La escuela tendría que tener un papel fundamental para que desde temprano en la vida los jóvenes conozcan que un sistema de salud, para ser considerado universal, debe incluir la prevención, el diagnóstico oportuno, el tratamiento adecuado y la paliación y, que la inclusión de los cuidados paliativos durante el proceso de enfermedades crónicas o condiciones que amenazan la vida o su calidad, debe hacerse de acuerdo a las necesidades individuales y no a partir de un diagnóstico o pronóstico; que la familia debe ser incluida en el acompañamiento durante todo el proceso y que es un derecho humano e inalienable.

Hoy, familias enteras se duelen viéndose enfrentadas con la terrible realidad: su ser querido se encuentra enfermo, en situación crítica y en soledad.

Así, solos y aislados, muchos morirán y dejarán en quienes le sobrevivan el peso de un duelo ambiguo donde estuvieron ausentes los adioses, las últimas recomendaciones, las palabras de perdón o consuelo, los abrazos y los besos.

La enfermedad Covid-19 lo ha hecho imposible, pero las cosas podrían ser menos dramáticas si todos abordáramos estos temas en lugar de rehuirles; qué diferente sería saber que no han quedado pendientes en el baúl, que todo lo que se podía prever se ha tomado en cuenta; que el testamento y las directrices anticipadas hablarán por nosotros de ser necesario, que existen los recursos humanos y materiales suficientes para disminuir o paliar el sufrimiento físico, emocional, social y espiritual de cada paciente que lo requiera y que el apoyo alcanzará a la familia.

Para lograr lo anterior resulta inútil seguir volteando hacia el pasado; en medio de esta crisis habremos de decidir, cada uno en lo individual y con nuestro actuar, entre seguir negando y procrastinando o avanzar, construyendo juntos.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion