Vida  /  Salud
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
También el cuidador debe cuidarse

Llegan a demostrar que son fuertes y que pueden con la responsabilidad.
viernes, 16 de agosto de 2019
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma
Llegan a demostrar que son fuertes y que pueden con la responsabilidad. Sin embargo, los cuidadores de algún familiar con edad avanzada o de cualquier edad con condición discapacitante deben hacer todo un trabajo para liberarse del estrés, de las tristezas o preocupaciones que dificultan su labor.
Conforme la esperanza de vida aumenta y las complicaciones por enfermedades se diversifican, coinciden especialistas, cada vez será más necesario reconocer su trabajo, así como darles herramientas que les ayuden a ayudar a quien en casa no puede valerse por sí mismo.
"El cuidador debe aprender a reconocer las necesidades del ser amado, pero también reconocer sus propias necesidades", señala Carmen Flores, quien por 15 años coordinó "De Familia a Familia", un programa de Ingenium, A.B.P., para familiares de pacientes con algún diagnóstico de enfermedad mental.
"El estrés también nos gana a los cuidadores, la tristeza, el sentirnos impotentes de no poder ayudar a que esa persona recupere lo que antes hacía o antes era".
Sí, quien ejerce la tarea de cuidador también necesita de cuidados.
'No soy súper mujer'
A partir de que su mamá, Lolita, tuvo el diagnóstico de Alzheimer en 1990, Teresa Villarreal de Dillon asumió un rol de cuidadora principal que le llevó 13 años madurar.

Lo hizo por vocación, cuenta esta mujer quien tiempo después se convirtió en presidenta de la Asociación Alzheimer de Monterrey.
Tuvo que partir su vida en dos: entre los cuidados a su madre y la atención a su familia integrada por su esposo y cinco hijos, entonces entre 5 y 13 años de edad.

Poco a poco fue aprendiendo a administrar su tiempo para todos y para ella misma.
"Porque un cuidador estresado, cansado, desgastado, es lo peor que le puedes hacer a tu familiar", comenta Teresa.
En este trabajo de cuidador también se requiere de toda una red en la que estén especialistas médicos y, si es posible, algún cuidador remunerado.

Incluso los mismos vecinos ayudan mucho.
Dentro de este engranaje para facilitar la tarea del cuidador, los grupos de apoyo de familiares de personas representan un papel muy importante.
"Dentro de la Asociación Alzheimer iba a un grupo de apoyo junto con mi hermana Norma, y recibíamos información de cómo manejar (las crisis de mi mamá), por qué se ponía con esa ansiedad, por qué tenía miedos.

Quienes me dieron los mejores tips fueron las mismas familias, los mismos cuidadores".
En México, el rol de cuidador es ejercido de manera informal principalmente, es decir, no recibe remuneración, lo asumen generalmente personas de la misma familia y, en su mayoría, un 83 señalan cifras, lo desarrollan mujeres.

La hija mayor, la menor, la hermana, o la nuera.
Un consejo que ofrece ahora a quienes tienen estas tareas es reconocer sus limitaciones.
"Decir no soy súper mujer, no puedo con esta carga, por favor, ayúdenme", señala.
Y es que, toda la familia debe ayudar al cuidador principal, pero el cuidador se debe dejar ayudar, agrega.


"En un principio yo decía: 'nadie la baña como yo', 'nadie le prepara la comida como yo'. Hasta que dije, 'no, espérate, todos lo pueden hacer, quítate esas ideas de que tú eres la única mujer perfecta que hace todo muy bien.
"Eso fue un trabajo personal.

Tuve que dejar de decir que (mis hermanos) no estaban haciendo bien las cosas. Es delegar y dejar que ellos demuestren el amor a su familiar como lo saben demostrar".
Es un trabajo emocional fuerte, indica Villarreal de Dillon, pero cuando se logra, se comienzan a descubrir virtudes, como la paciencia.


"Un cuidador no solamente es la persona que cuida a un enfermo, es también cuidar a una persona enferma que no puede hacer el aseo, preparar la comida.

Es llevarlo a una cita con el doctor", ejemplifica Rogelio.
También hay un impacto económico de este trabajo.
En las empresas, apunta Rogelio, un 20 por ciento de los empleados son cuidadores, lo que afecta en aspectos como inasistencias, productividad, o permisos temporales, por lo que estos espacios también deben de tomar conciencia del fenómeno.
Además, los cuidadores contribuyen al sustento económico de un hogar, pues gracias a ellos los familiares pueden salir a trabajar.
En el proyecto sin fines de lucro que Rogelio construye con apoyo de su hija, Sofía, además de consejos como "¿Qué preguntar al doctor cuando receta un medicamento?" se planea tener un foro de testimonios y una plataforma de capacitación para familiares cuidadores.


Capacitación que si se replica en la sociedad puede marcar la diferencia entre el antes y el futuro de esta figura.
En Ingenium, comenta Carmen Flores, se dan a los familiares herramientas psicoeducativas para realizar sus cuidados de la mejor manera, pero también para el aspecto emocional propio.
"Como cuidadores hay que tomarse un tiempo de descanso, saber cómo aplicamos ejercicios de relajación que se logran cuando se identifican estados emocionales", recomienda, "a veces pensamos que si nos enojamos es por culpa de la otra persona (a la que se cuida)".
Para cuidar al otro, señala hay que aprender a atender el mundo emocional propio.


Pónganse atención
Algunos derechos de cuidadores:
- Cuidarse a sí mismo para tener la capacidad mejor de cuidar mejor al ser querido.
- Buscar ayuda de alguien.

Aunque sea tu responsabilidad, reconocer tus límites.
- Mantener facetas de tu vida que no incluyan a tu ser querido.
- Poder enojarte, estar triste o expresar tus propios sentimientos.


- Rechazar cualquier intento consciente o inconsciente del ser querido de manipular a través de culpa o de depresión.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion