0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Defienden terror mexicano

El viernes se presentará 'Las Reglas de la Ruina', del director mexicano Víctor Osuna. Foto: especial
Un país lleno de mitología y dioses antiguos, que celebra a la muerte, adora los monstruos y las máscaras tendría que ser potencia mundial en cine de terror y de género.
viernes, 19 de julio de 2019
Por: Mario Abner Colina
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia / Reforma
Cd. de México (19 julio 2019).- Un país lleno de mitología y dioses antiguos, que celebra a la muerte, adora los monstruos y las máscaras tendría que ser potencia mundial en cine de terror y de género.

Sus títulos históricos destacados deberían ser no sólo un puñado, sino innumerables, y sus santos patronos, más que Del Toro, Taboada y López Moctezuma.

Así opinaron cineastas mexicanos de horror que aterrizarán el sábado en la Comic-Con de San Diego, entre presentaciones de Marvel y Netflix, con un panel titulado "Nueva Ola del Cine de Terror Latinoamericano".

"La industria del cine de terror en México tendría que ser como Corea, Japón e Italia en su tiempo", asegura el director Mauricio Chernovetzky, autor de Styria, un filme vampírico.

"El mundo ve México y visita México por estas experiencias, pero a veces siento que el mexicano no aprecia la mitología, historia, todas las capas que tiene".

Quienes deciden consagrar su arte a este tipo de historias saben de antemano que deben luchar contra un desdén de la industria, instaurado hasta los huesos, lamenta Isaac Ezban (Los Parecidos, El Incidente).

Las cifras son de espanto: en 2018 apenas se estrenaron tres películas nacionales de terror, contra 42 dramas, 34 documentales y 25 títulos de comedia.

Sin embargo, una de ellas, El Habitante, sobre posesiones demoniacas, fue la décimo segunda más exitosa de la taquilla mexicana.

"Pareciera que esto valiera menos y que el drama o algo 'más serio' vale más.

Se aprecia en los fondos que se dan para producción o lo que se acepta en festivales de México de alto renombre", opina Ezban.

El reto, afirman los realizadores, es llevar el terror o el género a otras alturas y, aun con ínfimos presupuestos, hacer que sea cine de primer nivel, no Serie B.

"El cine de género es una minoría en la industria, así que tu voz tiene que resaltar.

¿Cómo vas a hacerlo? Ponerle un sello tuyo, único.

"No estoy de acuerdo en hacer cine igual que los demás", dice Gigi Saúl Guerrero, quien acaba de estrenar en EU Culture Shock, terror con trasfondo migratorio.

Los miedos reales del mexicano, como la violencia por el narco o las tensiones fronterizas, no se anteponen a este cine, pues los cineastas transforman esos temores en algo más.

En tiempos recientes se han visto Vuelven, de fantasmas, a cargo de Issa López, y Belzebuth, de Emilio Portes, sobre un posible apocalipsis, respectivamente.

Si hay una ola de talentos mexicanos contadores de relatos de género, ésta debería ser una marea, aprovechando los premios Óscar que ganó Guillermo del Toro por La Forma del Agua, una fábula oscura.

"Debería esto agarrar auge.

Lo oscuro, lo terrorífico, el lado oscuro del ser humano, lo tenemos los mexicanos muy pegado. Es parte de nuestro ADN.

"¿Por qué hacemos terror? Porque somos mexicanos, como diría Del Toro", dice Víctor
Osuna, cuyo filme Las Reglas de la Ruina se proyectará mañana en la Comic-Con

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion