0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
El futuro de Texas depende del éxito educativo de los latinos

Texas se enfrenta a un futuro económico e intelectual incierto si no aumenta las tasas de educación superior, sobre todo entre los hispanos
viernes, 28 de octubre de 2016
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Texas se enfrenta a un futuro económico e intelectual incierto si no aumenta las tasas de educación superior, sobre todo entre los hispanos, el segmento de más rápido crecimiento de la población.

Esa sobria evaluación fue ofrecida el miércoles por el comisionado de educación superior Raymund Paredes en su discurso anual sobre el estado de la educación superior.

Lo ha mencionado anteriormente en sus 12 años como comisionado, pero nunca con tanta fuerza como ahora.

Paredes enfatizó varios estudios recientes para apoyar su caso. Las investigaciones muestran que de 100 estudiantes latinos que cursaban el octavo grado en 2004, sólo 14 habían adquirido un una credencial más allá de la preparatoria seis años después de haberse graduado de la preparatoria.

Para la población de octavo grado en su totalidad, 20 de cada 100 adquirió un certificado o título.

Otro dato, para 2050, según un cálculo, los trabajadores latinos de Texas sobrepasarán a los anglosajones 3 a 1, dijo Paredes.

Uno más, un estudio de la universidad de Georgetown encontró que de 11.6 millones de empleos creados en la economía después de la recesión, 11.5 millones fueron a trabajadores que tenía por lo menos algo de educación universitaria.

El empleo de trabajadores con un diploma de preparatoria o menos creció por tan sólo 80,000 empleos.

“No es demasiado decir que de pende de qué tan bien eduquemos a esos niños latinos determinará en gran medida el destino de Texas en el siglo 21”, dijo Paredes.

El comisionado expresó optimismo no obstante de la difícil tarea podría llevarse a cabo, pero no, como lo dijo él, “haciendo las cosas como de costumbre”.

La innovación, la creatividad y la eficiencia deberán incrementarse enormemente, dijo, agregando que las universidades de dos y cuatro años no deberán esperar una infusión significativa de dinero de la legislatura estatal.

No lo mencionó pero el subgobernador Dan Patrick les dijo a los presidentes universitarios la semana pasada que no aprobaría ningún aumento de personal para el próximo año presupuestal.

Entre las recomendaciones de Paredes:

Expandir programas basados en la competencia, que permite a los estudiantes avanzar a su propio paso.

Reducir el costo para los estudiantes al aumentar las pasantías pagadas y programas de “trabajo y estudio” patrocinados por empresas.

Expandir la asesoría en persona o en línea para los estudiantes, no sólo en el área académica sino también nociones financieras básicas.

Modernizar el apoyo escolar o de desarrollo al, entre otras cosas, combinar la lectura y la escritura en un solo curso.

Cambiar la cultura en las universidades de dos y cuatro años para asegurarse de que los estudiantes, no los profesores, sean el enfoque principal.

“La educación superior de Texas está mejorando, pero no está mejorando lo suficientemente rápido”, dijo Paredes.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias