0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Cuántos somos?

Reynosa, 1784
domingo, 28 de octubre de 2012
Por: Antonio Campos Rodríguez
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
EL ALCALDE de nuestra villa, teniente de justicia mayor Juan Antonio Ballí informó a la ciudadanía, que don Diego de Lazaga, gobernador y comandante de la Colonia del Nuevo Santander, recibió la Real Orden fechada el 31 de octubre de este año de 1784, donde el virrey de la Nueva España, Bernardo de Gálvez, le ordena realizar un recuento de la población y recursos naturales en la Costa del Seno Mexicano.

Por tal motivo, don Juan Antonio Ballí solicitó a su secretario Esteban Garza dar a conocer los principales puntos y asuntos que ha de cubrir la estadística novosantanderina.

A continuación, nos permitimos transcribir directamente de su original las preguntas que habrán de ser respondidas por los pobladores de Reynosa y escrutadas por los funcionarios públicos que designe el primer edil.

C ENSO DE LA C OLONIA DEL N UEVO S ANTANDER

V ILLA DE R EYNOSA

1 Información relativa al número total de habitantes de la villa de Reynosa, en la que se especifique claramente cuántos son españoles, mestizos, castas e indios.

2 El nombre de la misión y su extensión territorial.

3 Las naciones de indios que en ellas se congregan.

4 ¿Cuántas familias componen las naciones de indios? Con distinción de hombres, mujeres y niños. Citando si entienden la lengua española o sólo usan sus idiomas y si éste es uno mismo, o diferente en cada nación.

5 También se desea saber el estado de la administración espiritual de los indios y qué sacerdote está encargado de la misión.

Si éste es secular o regular, en qué número y con qué título o nombramiento desempeña su ministerio y si está instruido en el idioma de los indios.

6 Señalar qué ramo de la Real Hacienda les paga. Si reciben obvenciones o derechos.

7 Mencionar si la iglesia de la villa se mantiene en condiciones adecuadas de construcción y servicio a la feligresía.

8 Indicar qué gastos se realizan para la celebración de la santa misa y de dónde provienen.

9 Especificar si hay cofradía y hermandad y en qué año se establecieron.

10 Subrayar quién gobierna a los indios y qué reglas tiene para ello.

11 Detallar qué productos tributan los indios bárbaros a la Real Hacienda.

12 Se informará también sobre las costumbres de los indios.

13 Mencionar qué tipo de producción realizan los salvajes y con quién la comercializan.

14 Indicar si las tierras de los naturales están repartidas por familias o por personas.

La información recabada en las villas de Reynosa, Camargo, San Fernando, Mier, Laredo y Revilla, deberá ser avalada con la firma de los respectivos alcaldes y medios cabildos.

Remitida urgentemente por medio del correo de la cordillera al señor gobernador del Nuevo Santander, don Diego de Lazaga.

En obediencia a lo dispuesto y ordenado por el virrey Gálvez, referente a que en cada villa se realice un censo de población y recursos naturales, el alcalde de esta villa de Reynosa, da respuesta a la Real Orden, avalando y firmando junto con el medio cabildo de los datos que a continuación se mencionan.

Villa de Reynosa: Censo poblacional y de recursos naturales

En el lugar donde se congregan las tres naciones de indios no se sabe con certeza la extensión de su territorio ya que ancestralmente estas tierras han sido comunales y sólo se utilizan las necesarias para la alimentación de sus ganados y sus familias.

El lugar donde se asientan las tierras de las naciones de indios no colinda ni pertenece a las tierras entregadas para la fundación de la misión.

Las naciones de bárbaros que habitan esta región, son los llamados indios: comecrudos, tejones y pintos, que en su totalidad suman sesenta y dos familias, de las cuales sólo siete parejas son casadas por la Santa Madre Iglesia católica, arrejuntados veintitrés, casados en su ley cuarenta y cinco, cuarenta viudas, solteros: cincuenta muchachos y veinticuatro muchachas.

Los más de estos indios sí hablan la lengua española. Entre ellos es costumbre hablar su propio idioma.

Para la ministración de los sacramentos a los indios sólo se cuenta con un sacerdote, fray José Bernardo de Meza y Buenaño, religioso de la provincia de Zacatecas.

Por no haber misión establecida en esta villa, la alimentación de los salvajes corre por cuenta suya. Se dedican principalmente a la caza del venado (Odocoileus virginianus; Cervus elaphus), jabalí (Sus scrofa; Dicotyles labiatus , Cuv), víbora de cascabel (Crotalus horridus), conejos (Oryctolagus cuniculus; Sylvilagus), liebres (Lepus) y a la recolección de tunas, magueyes y un sinnúmero de hierbas comestibles.

El padre misionero no cuenta con sínodo, por lo que se mantiene de las limosnas que le dan los miembros de su iglesia.

La parroquia es sostenida por los vecinos. Ellos aportan el vino de consagrar, el harina y la cera para la celebración del santo sacrificio. Además de fabricar las casullas, estolas y ornamentos utilizados en la celebración de la misa.

Son tan pobres los indios que por ello no aportan tributo alguno a la Real hacienda.

Poseen sólo trescientas ovejas que su protector tiene arrendadas a un vecino de la villa de Camargo por treinta pesos anuales.

Por lo que respecta al número de españoles, mestizos y castas avecindados en estos parajes es difícil saber cuántos son, debido a que constantemente se mudan de lugar de residencia.

Las principales actividades económicas a que se dedica la población son la cacería, la agricultura y la crianza de ganado vacuno, caprino, bovino, mular y caballar.

Por último, el alcalde Ballí, pide que si alguno de los honrados habitantes de esta villa de Reynosa, encontrase divergencias en los datos aquí señalados, acuda a la alcaldía donde se procederá contra quienes hayan falseado los datos.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Más Visto

  1. 1